El dinero es un excelente esclavo, pero un pésimo amo